Mi?rcoles, 03 de febrero de 2016

En solidaridad con la Tupac Amaru III

El emblema del castigo a los opositores que viene levantando este actual gobierno en sus diferentes estamentos, nacional, provincial y municipales lleno de odio y resentimiento lejos está de unir a la población y de generar paz social sino esta más bien encaminándose a una nueva plaza de mayo incendiada.

La criminalización de la protesta social como es el caso de Cresta Roja en Ezeiza, de la organización Tupac Amaru en Jujuy, de los municipales en La Plata demuestra la intolerancia al genuino reclamo de los trabajadores y la violación a los Derechos Humanos avasallando garantías constitucionales.

Los despidos masivos en todas las esferas gubernamentales bajo cualquier excusa generar violencia social, descontento y una nueva violación a los derechos básicos de vida digna ya que se les impide a vastos sectores poblacionales el acceso a la comida, a la vestimenta y a la vivienda digna.

La vieja teoría capitalista de que para que un obrero acceda a ganar lo que el patrón le quiere pagar se necesita un gran pozo de desocupados capaces de entregar su fuerza de trabajo, es decir su vida, por un paupérrimo salario generando un individualismo entre las personas y un sálvese quien pueda ya quedó demostrado que solo trae revolución y muertes como en el caso del 2001 ya que un sistema cerrado solo aumenta el caos, como explicara Silo en sus arengas.

La teoría de la reorganización nacional esgrimida por el Ministro de Economía solo nos ha dejado muertos, destrucción del aparato productivo nacional, desocupación, pobreza, drogadicción, delincuencia y muchas otras degradaciones sociales que cuestan muchos años luego erradicar.

Las relaciones carnales, además de generar lo ya explicitado, no sirvió para que esos presidentes pasen a la fama como buenos gobernantes, pero tampoco le sirvió al imperio para consolidarse, sino que sobrevinieron más revueltas que le dieron al pueblo mayor lucidez permitiendo que más gente piense por sí sola.

Los atropellos y traiciones comentadas provienen de un corpúsculo mínimo de desalmados que quieren beneficiarse del capitalismo más salvaje. Disfrutan tratando de aplastar la esperanza del pueblo, que quiere ser reconocido como seres humanos y no como "fenómeno de economía global, fuerza bruta, operarios, o recursos humanos". Los ciudadanos reclamamos el cambio real de un sistema viciado desde su matriz y exigimos salir del materialismo capitalista hacia un Humanismo Universalista donde cada persona vea respetados sus Derechos Humanos, sus necesidades básicas, su libertades personales e igualdad de oportunidades. Anhelamos políticas a favor del pueblo, para un desarrollo equilibrado y simultáneo de todos los sectores. Desde una visión solidaria, que nos aleje de los círculos viciosos y nos ponga en un espiral evolutivo virtuoso. Convergencia de la diversidad, hacia la Nación Humana Universal.

Federico Costabel

Secretario General

PARTIDO HUMANISTA DE ARGENTINA. Prensa: Javier Aníbal González  [email protected] - (011) 60 335 920 1



Comentarios